294797_4667388410609_1194237009_n

Imagínate haciendo lo que quieres, cuando quieres, con quien tu quieres, en dónde tu quieres, por el tiempo que desees, sin tener que responderle a nadie más…

¿Cómo sabrías si eres rico?
Puede parecer una pregunta estúpida. Lo más seguro es que responderías: “Yo sabría si fuera rico si no tuviera cuentas por pagar, o si tuviera mucho dinero en el banco, o si tuviera negocios que me estuvieran produciendo muchas ganancias, o si pudiera comprar todo lo que quisiera sin endeudarme.

¿Cuáles son las verdaderas riquezas?
Muchas personas perciben la riqueza como la habilidad de mantenerse financieramente seguro. Sin embargo, las verdaderas riquezas te ofrecen un beneficio mucho mayor que solamente seguridad. Una persona verdaderamente rica, sabe que es rica cuando ha logrado la más valiosa posesión de todas: la libertad personal. Esta es la verdadera riqueza, tener la absoluta libertad de vivir bajo tus términos.

Enfócate en lo que deseas atraer
Cuando piensas continuamente en algo, lo atraes a tu vida, así que decide qué es lo que deseas que esté merodeando en tu mente la mayor parte del tiempo para que traigas a tu vida aquello que deseas y no lo que no quieres. Si te enfocas en enfermedades, vendrán a tu vida, si te enfocas en pobreza, eso tendrás, si te enfocas en malas relaciones, eso te llegará. Siéntate y escribe qué es lo que más deseas tener o conseguir en tu vida y una vez que lo tengas bien definido, procura que se quede en tu mente de manera constante, para que las energías que liberes al Universo sean de que te llegue aquello que tanto deseas.

Enfócate en lograr la libertad personal
Lo que obtienes en tu vida está determinado por los pensamientos en los que te enfocas y las acciones que tomas. En otras palabras, obtienes la libertad personal, enfocándote en ello y practicándolo. Elige la libertad de hacer lo que tu quieres, cuando tu quieres, donde tu quieras, con quien tu quieras y en ambas áreas, en la personal y en el trabajo. Mientras estés en el trabajo acepta tus responsabilidades disfrutando y tratando de hacerlo lo mejor posible. Que sea una decisión tuya, no algo que te impongan, da lo mejor de ti en todo momento, disfrutando cada instante, y siempre tratando de aprender nuevas cosas que te permitirán llegar más lejos. Tu tienes la opción de ser feliz, de estar aquí y ahora, de disfrutar la compañía de quienes te rodean, de quedarte o de partir, de aprender o relajarte, de crecer, de superarte, de ser mejor cada día, y con ello vendrán todos los beneficios que deseas, porque te sentirás libre de vivir tu vida como tu la quieres. Cuando te amas a ti mismo, amas a los demás, amas lo que haces y amas la vida, todo fluye maravillosamente y la riqueza en todos sentidos llega a tu vida.

La libertad es la verdadera riqueza
Cuando te sientes libre de decidir tu vida, de decidir tu actitud ante ella y ante los demás, es cuando eres una persona rica, esa es la riqueza, tener esa libertad de elegir siempre la mejor conducta, de ver siempre el lado bueno a las cosas, a las situaciones, a los problemas y a la vida. La riqueza no tiene nada que ver con el dinero que ganes. Aún cuando no estés ganando lo que tu quisieras, si tu actitud es de libertad de ser como tu quieres, mejores oportunidades vendrán a ti que te darán más ingreso y mejor desarrollo personal. Elige siempre lo que te gusta y si no te gusta algo de lo que tienes que hacer ahora, elige buscarle el lado bueno para que lo puedas disfrutar y sentirte con la libertad de estar haciendo algo que te gusta. Tu actitud cambiará y con ello otras puertas se abrirán. No importa cuál sea tu situación actual, tú puedes comenzar a vivir de esta manera. Que este sea tu propósito, que esa sea tu meta y comienza ya a disfrutar de esa libertad, eligiendo en cada momento las cosas y las personas que más te gusten, no aceptes situaciones ni compañías desagradables porque nos arrastran dentro de sus energías negativas. Elige siempre lo mejor, la diversión, el amor, el disfrute, el crecimiento.

Elige vivir tu vida a tu manera, deja de vivir al ritmo de otros y elige tu propio ritmo, porque ese será al que mejor le lleves el paso, porque será el que a ti te gusta.

Tu misión, en caso de que decidas aceptarla, debe ser el que logres alinearte espiritual, mental, emocional, estratégica y conductualmente, con un estilo de vida basado en la libertad personal, para que puedas disfrutar de esa riqueza.
Organizate para vivir mejor.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s